lunes, 18 de agosto de 2014

Por qué Tinder no es un Grindr para heteros.


Partamos de que buscamos un imposible. No tanto un animal mitológico, un unicornio, un perro de tres cabezas o un mono alado del que nos llegan ecos de la antigüedad pero al que nunca, ni en nuestras primeras fantasías infantiles, hemos barajado como real. Se trata más bien de una fantasía adolescente, que ya sabemos que son infinitamente más peligrosas que las anteriores, puesto que nunca se desechan del todo y corremos el riesgo de perseguirlas durante el resto de la vida.

Se trata, en definitiva, de algo en lo que querríamos creer, algo que anhelamos, pero que en realidad no está ahí.

Hace unos meses, una amante me contó que varias de sus amigas estaban usando Tinder y que estaban encantadas con el resultado. Hasta ahí, nada relevante; a estas alturas no hay nada de especial en que la gente utilice las redes sociales para buscar pareja de manera explícita.

- ¿Qué es? ¿Como un Grindr para heteros?

Según hice la pregunta, pensé que mi descripción era una manera bastante imprecisa, puede que por poco realista, puede que por ingenua, de definir lo que esa nueva red social es. Sin embargo, antes de que me diese tiempo a matizar, mi antigua amante respondió afirmativamente.

Inicialmente yo me mostraba escéptico, tanto como en su momento me habría mostrado si alguien me hubiera definido Badoo como un Bakala para heteros. Precisamente sirviéndome de esa analogía, le expliqué mis reservas sobre que el uso de Tinder fuera similar al que mis amigos maricas hacían de Grindr. Le expliqué que ellos lo usaban para follar directamente. Y ella me respondió que sus amigas hacían lo mismo, también para follar directamente. Así que tomé su palabra por buena quedándome tan sorprendido como, por qué no decirlo, entusiasmado.


(Más tarde me daría cuenta de que directamente es una unidad de tiempo suficientemente ambigua como para que dos personas la utilicen de manera simultánea refiriéndose a intervalos completamente distintos).

Un par de semanas después, una tarde en la que estaba terriblemente aburrido y tenía unas ganas locas de… probar cosas de forma empírica, decidí bajarme Tinder y testearlo por mí mismo. Y si bien no puedo decir que la experiencia fuera poco satisfactoria (ni poco efectiva a la hora del ligue tampoco), en absoluto se parece a nada que podamos definir como “un Grindr para heteros”.

Usé la aplicación durante un par de semanas en las que charlé con unas diez chicas, con nueve de las cuales apenas pasé de un breve cruce de palabras. Y ahí encuentro el primero y, para mí, más importante de los inconvenientes: la charleta.

Si hay algo que me agota en la vida es la conversación insustancial, sea en el contexto en el que sea. A la hora de entrar a una chica en un bar, no hay nada que me dé más pereza que esos quince primeros minutos de charla banal en los que intentamos ver si hay química. Pero cuando se produce en ese entorno, al menos llevas un par de copas encima y estás en contacto directo con la persona que te ha gustado. Es, por tanto, más fácil abstraerse del terrible carrusel de lugares comunes en los que solemos caer todos cuando ligamos. Sin embargo, hacerlo sereno y  vía móvil… para mí resulta demasiado.

¿En qué se diferencia esto de Grindr y la manera en que muchos gays lo usan (por lo menos mis amigos y muchos de sus conocidos)? En que la charleta se elimina de la ecuación y, puesto que lo que se busca es un polvo, una relación puramente física, es a eso a lo que se ciñe la brevísima conversación: “¿Foto de cuerpo?” “¿Cuánto te mide?” “¿Qué te va?” “Chupar pies y que me escupan en la boca.” “Esta es mi dirección.” “Tardo quince minutos.”

Digamos que eso se acerca más a la idea que yo tengo de directamente.


(Antes de que nadie se ofenda, aclaro que soy consciente de que Grindr también se usa como herramienta para un ligoteo más tradicional y no solo como instrumento para la búsqueda de sexo sin compromiso).

En esas dos semanas de uso de Tinder también conocí a una chica majísima y muy guapa con la que tuve una cita bastante divertida. Terminamos acostándonos esa noche y, aunque ambos nos escribimos un par de veces más durante los siguientes días, ninguno de los dos pusimos demasiado entusiasmo en volver a quedar. En resumen, la experiencia, por objetivo, desarrollo y resultado, no se alejaría demasiado de cualquier ligue de una noche: atracción física inicial, simpatía mutua y sexo sin expectativas de que la cosa vaya más allá. Con la diferencia, eso sí, de que ambos invertimos mucho más tiempo del que normalmente se invierte ligando en un bar.

Añado, además, que tengo la sensación de que si los dos nos volvimos a escribir durante los siguientes días fue más por educación que por el interés que pudiéramos tener ninguno de los dos en una segunda cita. Me explico: entiendo que después de habernos estado escribiendo con frecuencia durante cuatro días, no dar señales de vida después de habernos acostado nos resultaba feo. Pero me resulta difícil imaginarme a mis amigos gays en esta situación después de follar con un tío al que han conocido por Grindr, o a cualquiera después de tirarse a un ligue de una sola noche. Y si esa diferenciación se produce es porque en Tinder, a diferencia de la otra aplicación, el tipo de interacción se enmarca en un contexto más romántico que sexual.

Precisamente, ese es otro de los principales problemas que le encuentro a la aplicación. A día de hoy, para la mayoría de nosotros, lo natural es que una relación se inicie primero en un plano sexual para, con suerte, más tarde adentrarse en el romántico: conoces a alguien, sea un bar, en el trabajo o a través de un amigo; os acostáis un par de veces; y si hay química poco a poco se pasa al siguiente nivel. Para mí eso, que lo carnal preceda a lo metafísico, lo que somos a lo que queremos ser, es más natural que construir una relación platónica en la que se comparten gustos, fobias, intereses e intenciones antes de haberse dado siquiera un beso.

Lo que en el fondo es tan antiguo como el amor epistolar. (Vaya nalgas, ¿no?)

En cualquier caso, también es cierto que tiene lógica que una aplicación que se sirve de Facebook como de base de datos dé lugar a la búsqueda de relaciones más o menos convencionales. Las fotos y gustos que se suben a la red social más extendida, aquella en la que tienes agregados a tus padres, tus sobrinos, la tita Julia y tu jefe, no resultan las más apropiadas a la hora de buscar sexo indisimuladamente (a pesar del enorme porcentaje de usuarios de Facebook que lo usan principalmente para buscar sexo con menos disimulo del que querrían creer).

Habiendo dicho todo esto, lo cierto es que si Tinder no es un Grindr para heteros es porque la mayoría de las mujeres no estaríais interesadas en una aplicación así.

Creo que no estoy descubriendo nada si digo que a la mayoría de los tíos nos atrae la idea de tener sexo con una completa desconocida, con alguien de quien sabríamos poco más que su nombre, su aspecto físico y su predisposición a irse a la cama con nosotros. Por supuesto, también hay hombres a los que este supuesto no les gusta en absoluto. Yo tengo algún conocido que abomina de ese tipo de sexo por parecerle propio de animales, objeción a la que, aun respetándola, no puedo evitar responder que si hay una faceta de mi vida en la que quiero que lo animal premie sobre lo civilizado es, precisamente, el sexo.

Pero ya os digo que, salvo contadas excepciones, preguntad por ahí y veréis cómo la mayoría de nosotros, como poco, no tendríamos inconveniente en follar bajo esas circunstancias. Sin embargo, a la mayoría de las chicas os pasa lo contrario.

Días después de mi cita con la chica de Tinder quedé con otra chica a la que también había conocido por vías poco tradicionales (que ahora no vienen al caso). Cuando ella me comentó que también había probado la aplicación y compartimos nuestros resultados, salió a relucir las diferencias que yo veía entre Grindr y lo que me habían prometido como su versión hetero. Su respuesta fue que a ella no le atraía en absoluto la idea de acostarse con un completo desconocido sin apenas cruzar palabra o saber nada de él. Y esta chica de la que os hablo muy difícilmente podría ser definida como una reprimida sexual: ha tenido múltiples parejas, ha hecho sus tríos… Quiero decir, que si no hace algo no es porque no se atreva, por falta de modernidad o por la presión social, sino que, sencillamente, es algo que no le pone.

También hablé del tema con varias de mis amigas, que tampoco creo que sean ningunas mojigatas (tampoco os estoy llamando putis, eh chicas). Y todas me respondieron lo mismo: que lo de follar con alguien de quien no supieran nada en absoluto y con el que hubieran contactado únicamente por una red social no era algo que les llamase la atención precisamente.

Mis amigas, las mojigatas, un martes cualquiera.

Tengo un amigo que tiene la teoría de que las mujeres entienden el sexo de una manera más íntima porque, mientras que nosotros penetramos, ellas son penetradas. Piensa que es más invasivo, o, usando sus propias palabras: “¿Tú te imaginas lo que debe ser sentir un cuerpo extraño dentro de ti?”. Si bien valoré esta teoría brevemente, terminé por rechazarla por dos motivos.

En primer lugar, la mayoría de mis amigos gays son pasivos, es decir, por lo general son penetrados, y ellos no parecen tener el menor problema a la hora de tener un cuerpo extraño dentro de sí, sin importar a veces lo desconocida que pueda ser la persona a la que el cuerpo extraño en cuestión pertenezca. Y, en segundo lugar, y al hilo de lo que comentaba antes de mis amigas, y por lo que yo mismo he podido observar, la cuestión poco o nada tiene que ver con la intimidad.

Hace unos años tuve una novia junto con la que coqueteé con el mundo del intercambio de parejas (no tengo claro si el uso del verbo ‘coquetear’ me convierte en una señora de sesenta años). Al adentrarnos en el universo swinger pudimos comprobar, por un lado, que en los distintos chats y páginas de contactos sexuales había una mayoría absoluta de chicos solos, algunas parejas, y poquísimas chicas (la mayoría de las cuales eran chicos con nicks falsos).

¿Es necesario dejarse bigotito para introducirse en la comunida swinger?

Comprobamos también cómo muchas de esas parejas se servían precisamente de páginas gays para relacionarse entre sí y buscar compañeros de juegos. Si muchas lo hacían, aun cuando ambos miembros de la pareja eran estrictamente heterosexuales (y las personas con las que contactaban también), es porque en esos espacios el contexto sexual estaba preestablecido, sin necesidad de rodeos o rubores.

En la primera pareja con la que hablamos, la chica nos comentó que ella no había tenido ninguna experiencia hasta que le conoció a él y que, aunque era algo de lo que disfrutaba enormemente, no se veía haciéndolo por su cuenta en el caso de que se quedase soltera. Más tarde comprobamos que ese patrón se repetía en la mayoría de los swingers (de hecho, más o menos, es el que se daba en la mía).

Tiempo después,  hablamos con otra pareja en la que la chica también había tenido experiencias similares con otros acompañantes, pero nunca por su cuenta. Su novio tenía la teoría de que se debía al temor a la supuesta superioridad física del hombre: entendía que a una chica le provoca más miedo que a un chico irse a casa de un desconocido con el que no se ha interactuado en persona, o llevárselo a la propia, porque en el caso de encontrarse con alguna situación desagradable, el varón, en teoría, sería más fuerte que ella (digo “en teoría” porque creo que casi todas las chicas con las que me he ido a la cama tenían más fuerza física que yo).

Su novia, sin embargo, aun reconociendo que podía ser un factor que la hubiera influido, no lo consideraba tan determinante, puesto que también se había ido a casa de tíos a los que había conocido en un bar y con los que apenas había intercambiado un par de palabras con las que difícilmente se podía descartar que el afortunado fuera un maniaco asesino. La interacción física directa, para ella, resultaba determinante no a la hora de tener más confianza, sino a la hora de excitarse.

Sí, lo es.

Asimismo, las distintas parejas con las que hablábamos insistían en que las chicas solas en este mundillo eran inexistentes; un animal mitológico, como decía al principio. A pesar de ello, cuando mi chica y yo rompimos, llegué a quedar con una chica sola a través de una de las páginas que nos habían descubierto. Eran las dos de la madrugada y la chica fue directa al grano. No quería saber ni mi nombre ni que intercambiásemos teléfonos. Solo quería que le pusiera la webcam para verme la cara y la polla y saber si me gustaba el sexo anal. Después de mostrarme y de sentirme como si a Bob Marley le hubieran preguntado si le gustaba la marihuana, me dio su dirección y me planté en su casa. No voy a decir que era una modelo, pero creedme si os digo que estaba bastante bien y echamos un polvo fantástico. Ni cambiamos teléfonos ni me dijo su nombre. Eso es directamente.

Si cuento esto es para dejar claro que sé que, evidentemente, tal y como existen excepciones del lado de los chicos, también hay algunas chicas a las que buscar sexo anónimo y despreocupado a través de internet les gusta tanto como al que más. Pero estaréis de acuerdo en que no es la norma general.

La semana pasada quedé a cenar con unos amigos y les hablé de que estaba preparando esta entrada para el blog. Cuando les comenté, poco más o menos, todo lo que ya os he expuesto aquí, una de las chicas del grupo expresó que aún quedaban muchos años para que una aplicación como Grindr pudiera funcionar con éxito entre las mujeres. Entendí entonces que no, que no era una cuestión de paso del tiempo o modernización; que, si ni las convenciones sociales ni los condicionantes morales resultaban factores coercitivos para ninguna de las chicas de las que os he hablado, no se trataba de esperar a un mayor grado de liberación sexual, puesto que ellas ya hacían exactamente lo que les apetecía.

La liberación sexual no consiste en esperar que los demás se comporten como a nosotros nos gustaría que lo hicieran, sino en que cada uno haga lo que quiera sin que le importen los demás. Si Tinder no es un Grindr para heteros es porque a los hombres y a las mujeres no siempre nos gustan las mismas cosas. Y está bien que sea así.

10 comentarios:

  1. La liberación sexual no consiste en esperar que los demás se comporten como a nosotros nos gustaría que lo hicieran, sino en que cada uno haga lo que quiera sin que le importen los demás. Si Tinder no es un Grindr para heteros es porque a los hombres y a las mujeres no siempre nos gustan las mismas cosas. Y está bien que sea así. joderrrrrrrrr si que escibes bien.http://tinderpc.com/

    ResponderEliminar
  2. mola tu entrada de blog!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Como gay te puedo decir que he hablado de esto con otros gays y con heterosexuales tanto hombres como mujeres. Y la conclusión a la que he llegado es la misma a la que has llegado tú: que hay dos componentes que hacen la diferencia. Uno es que las mujeres necesitan contacto físico directo durante más tiempo para llegar siquiera a excitarse y eso es algo probablemente biológico, por eso en una discoteca pueden decidir relativamente rápido tener relaciones tras conocerte porque ya lo han tenido pero no les atrae ni les excita ir a tu casa a tener relaciones . Y en segundo lugar el componente cultural machista que poco a poco desaparece que les convence de que tener sexo por tenerlo es de ''guarra''. Algo, por cierto, que los heterosexuales demandáis por un lado y criticais por otro cuando luego lo hacen. Por eso Tinder jamás será como Grindr: porque hay mujeres, y las mujeres no son como los hombres. HABLO DE MAYORIA ABSOLUTA NO DE TODO EL MUNDO. 90% NO 100%. Tambien digo que todo en la vida tiene ventajas y desventajas. Yo como gay puedo tener sexo facilmente y hacer todo eso que los heteros tanto deseais siempre, pero a la hora de buscar pareja lo tenemos muchisimo mas dificil que vosotros con una mujer en un Tinder, por ejemplo. Es la cara y la cruz del mismo tema. Tratar con mujeres tiene ventajas a la hora de encontrar pareja, tratar con hombres las tiene para tener sexo, porque es nuestro instinto, independientemente de lo que nos guste luego ;)

    ResponderEliminar
  5. Es importante tener en cuenta todos los cuidados y precauciones que debe tener el usuario de Tinder, es por ello que yo prefiero Tinder para PC, una versión que me permite manejar de menor manera mi cuenta.

    Sigue así con tu blog!.

    ResponderEliminar
  6. Pocas veces he disfrutado tanto leyendo un texto. Enhorabuena, me suscribo.

    Por otro lado, enhorabuena por tu mentalidad abierta y libre de prejuicios ni tabús sexuales.

    En cuanto a tu cuestión sobre la "menor" disponibilidad para el sexo casual en las mujeres, existe una teoría en la psicología evolucionista: el coste.

    A una mujer tener sexo con múltiples hombres de forma indiscriminada
    le puede "costar" un embarazo, que si lo piensas bien es un enorme gasto de energía, tiempo y esfuerzo... más si luego tienes que alimentar a un crío.
    Estoy hablando en términos de hace unos 150.000 años, pues parece que nuestro inconsciente emocional sigue siendo muy similar.
    Puede ser que las poseedoras de alguna combinación genética que las cuidaba más de ser selectivas en el sexo hiciera que las menos "prudentes" se extinguieran o dejaran mucha menos descendencia.

    Súmale miles de años de sociedad machista controladora y tienes el "combo" perfecto. Pienso que este segundo factor en nuestra sociedad se va eliminando (muy despacio).

    Un saludo y gracias por tu texto!

    ResponderEliminar
  7. Tinder es un medio bastante complejo y peligroso desde cierto punto de vista.
    Excelente artículo!. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Nada, no flipes tío. No te has comido una rosca ni en tinder, ni en la vida real.

    ResponderEliminar
  9. Loved this blog entry :)

    ResponderEliminar